Edición No. 21

Revista ACP

La transición energética debe hacerse de manera sensata, racional y eficiente: Felipe Calderón

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El expresidente de México, promotor de la reforma al sector de hidrocarburos de ese país, explica su visión acerca de la transición que experimenta el mercado global de la energía y el rol que el sector de petróleo y gas desempeña en la misma.

Entre sus distinciones, Felipe Calderón ostenta el reconocimiento “Campeón de la Tierra”, otorgado en 2011 por el Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente por sus esfuerzos en promover el crecimiento económico sostenible. También fue distinguido con el International Star of Energy Efficiency y el Globe Award de la Global Legislators Organization for a Balanced Environment. Estas lo acreditan como un líder mundial en temas ambientales.

El expresidente de México (que ocupó este cargo entre 2006 y 2012) se ha dedicado por años a promover el desarrollo de las energías renovables no convencionales y está convencido de que el mundo debe dirigirse a una matriz energética más balanceada.

Parece entonces una paradoja que bajo su administración se haya promovido la reforma energética mexicana (aprobada finalmente en la administración de Enrique Peña Nieto), que entre sus objetivos incluía la atracción de nuevas inversiones para impulsar la exploración y producción de petróleo y gas. A primera vista también parece contradictorio que, desde su perspectiva, sea necesario mantener y aumentar la inversión en este sector en los próximos años.

Pero en realidad no lo es. Para Calderón es evidente que el mundo necesitará más energía y que en el corto plazo la única forma de abastecer esa demanda será a través de los hidrocarburos. Por eso insiste en que una transición sensata, racional y eficiente necesita fuertes inversiones en proyectos de energía renovable, pero también en petróleo y, en especial, en gas natural. Después de su intervención en el III Congreso ACP, Felipe Calderón conversó con la revista ACP Hidrocarburos sobre su visión acerca del mercado global de la energía.

ACP Hidrocarburos: El panorama que presentó en su exposición es de grandes cambios para la matriz energética a largo plazo, en línea con lo que se ha pronosticado desde hace varios años: menos petróleo, más renovables. ¿Qué ha cambiado recientemente?

Felipe Calderón: Las probabilidades de transición son mucho mayores ahora que hace algunos años. Por varias razones.

Primero, porque la tecnología en energías renovables ha avanzado a pasos agigantados. Hace diez años, producir un megawatt/hora de electricidad solar costaba 600 dólares mientras que ahora cuesta 30 dólares, y lo mismo sucede con la energía eólica, de manera tal que la energía renovable está volviéndose más competitiva frente a los combustibles fósiles, aun sin incentivos fiscales o subsidios.

Segundo, hay un mayor grado de conciencia acerca de los riesgos asociados al cambio climático. Países como México o Venezuela, que constantemente sufren catástrofes ambientales de inundaciones, sequías y huracanes, están observando que estos incrementan su frecuencia y peligrosidad. Esto también ha llevado a una mayor conciencia del cambio climático, en particular entre las nuevas generaciones que están ejerciendo mayor presión política. Es decir, cuando llegue la hora de votar, los jóvenes no van a perdonar a los políticos que no tomen responsabilidad en este tema.

Tercero, hay un compromiso internacional que se hizo evidente en los acuerdos de París y, aunque haya razones fundadas para ser escéptico frente a que se cumplan todos, lo cierto es que muchos países, incluidos Colombia y México, están tomando medidas que van a proveer a los mercados de incentivos económicos que van a acelerar la transición.

ACP Hidrocarburos: Planteaba en su exposición que, paradójicamente, no es deseable que esa transición en la industria energética lleve a una reducción en las inversiones en exploración y producción, ¿por qué?

  1. C.: Mi punto es que en una política responsable contra el cambio climático tendrían que reducirse las emisiones de dióxido de carbono en 50 por ciento para 2040 y, específicamente, la demanda de hidrocarburos en 34 por ciento para el mismo año. Sin embargo, tan solo para suplir la producción de los yacimientos de hidrocarburos que se agotan y atender la demanda creciente de combustibles fósiles -incluso con una reducción a largo plazo de la misma-, las inversiones anuales en la industria de petróleo tendrían que sostenerse y hasta crecer. Parece una paradoja, pero no lo es. La clave es que la demanda de energía en general va a seguir aumentando, las emisiones se tendrán que reducir y, en esa transición, la mezcla de hidrocarburos seguirá creciendo en las próximas décadas.

ACP Hidrocarburos: Es decir, el salto esperado es a largo plazo…

Sí, la tendencia de declinación de la demanda va a empezar a finales de la década de los 30 en el caso del gas y a finales de la decada de los 20 en el caso del petróleo, eso es lo que se está pronosticando. Incluso con esa tendencia declinante, sobre todo por la necesidad de
reemplazar los yacimientos agotados de aquí a entonces, la inversión en el sector petrolero tendrá que ser muy importante o seguirá siéndolo.

ACP Hidrocarburos: Es difícil pronosticar el impacto de la tecnología en la matriz energética. Se habla mucho en los pronósticos de la evolución de las energías renovables en este aspecto, pero poco del sector de hidrocarburos. ¿Cree que veremos alguna innovación disruptiva que le permita al petróleo reducir su huella de carbono?

  1. C.: Coincido con usted en que la maravilla de la humanidad es que, muchas veces, el cambio tecnológico es mucho más rápido y efectivo de lo esperado. Hay una regla que dice que un cambio tecnológico revolucionario tarda más de lo que se espera en implementarse durante los primeros años, pero a mediano plazo tiende a evolucionar mucho más rápido de lo que se preveía. Vea el caso de los teléfonos celulares. Su entrada al mercado fue lenta, el escepticismo era grande, pero a los diez años había probablemente 12 veces más teléfonos en el mercado de los que se estimaban al principio. Yo creo que eso también va a pasar en la industria de renovables, de hecho así ha pasado.
En el caso del secuestro del carbono, la tecnología ya se ha desarrollado pero sigue siendo excesivamente costosa y poco eficiente. Yo no descarto que pueda avanzar, pero sí se requiere del incentivo económico y de la inversión científica que hagan posible que se acelere. En este sentido, la industria debería ser la más interesada en acelerar la tecnología de captura de carbono, porque su futuro va a depender de ello.
#CongresoACP

ACP Hidrocarburos: Usted hablaba de los jóvenes y del activismo ambiental, pero en ocasiones ese activismo se impulsa con información poco fiable sobre los impactos de la industria. ¿Cómo equilibrar la legítima emocionalidad derivada de las preocupaciones ambientales y el desarrollo de debates bien informados?

  1. C.: Por desgracia, en el tema ambiental, como en muchos otros de la vida pública, hay ciertos radicalismos que no contribuyen a los debates racionales, y eso se da en ambos lados del espectro. Hay argumentos no científicos entre los que niegan el cambio climático: hoy, el 99 por ciento de los científicos en el mundo coincide en que existe y en que está influenciado por la actividad humana, y ello solo se puede negar a partir de un radicalismo carente de sustento científico. Sin embargo, también hay muchas ideas y prejuicios que carecen de sustento científico con respecto a ciertas actividades económicas (como las extractivas) y que obedecen más a moldes ideológicos prefabricados que a hechos reales. Creo que no hay nada más importante que promover el debate sano, objetivo y con datos veraces, con base en los cuales se deben decidir las políticas públicas.

ACP Hidrocarburos: Quisiera cambiar un poco de tema para que hablemos de la reforma mexicana que se promovió durante su administración. ¿Cuál es el balance que hace de las medidas adoptadas?, ¿se ha logrado lo que inicialmente proyectaron?

  1. C.: En términos generales, sí. La reforma mexicana poco a poco está cumpliendo las expectativas. Por ejemplo, al traer volúmenes significativos de inversión nueva a sectores que estaban en riesgo siendo manejados por el Estado, el sector petrolero y de gas, en particular. Sin contrariar lo que acabo de decir, también hay que señalar que la reforma llegó tarde, es decir, si la hubieran aprobado a fondo cuando yo la propuse, habría encontrado un barril de petróleo de 108 dólares, un apetito enorme de inversión y hoy México estaría produciendo quizá 50 por ciento más de petróleo. La reforma llegó en el momento en el que los precios del petróleo estaban totalmente deprimidos y eso reduce su potencial, sin embargo sigue siendo muy positiva.

ACP Hidrocarburos: ¿Esos nuevos panoramas que planteó sobre la matriz energética a futuro le hacen replantear la necesidad de una reforma energética mexicana o sigue siendo relevante esa necesidad de atraer inversión a pesar de la contracción?

  1. C.: Sigue siendo relevante, a pesar de que considero que México y el mundo tienen que pensar seriamente en cómo alejarse paulatinamente del sector de hidrocarburos en el largo plazo, sin tener sacrificios económicos para las poblaciones y las empresas. Sin embargo, estos cambios no son a corto plazo, tenemos tiempo para hacerlos de manera sensata, racional y eficiente.

ACP Hidrocarburos: ¿Cuál cree que será el rol que desempeñará el gas natural en esa transición energética?

  1. C.: Yo creo que el gas natural va a ser dominante en las próximas décadas por su eficiencia energética y por su eficiencia ambiental. Es un combustible mucho más limpio que otros y, por lo mismo, creo que va a ser el eslabón entre una economía de cero emisiones netas, que es lo que la humanidad se ha planteado en París hacia final del siglo, y la economía que tenemos ahora. En ese proceso, el gas natural será el que vaya permitiendo que las cosas se den de manera ordenada.

ACP Hidrocarburos: Ahí hay un desafío interesante, porque muchos de los inversionistas que encuentran gas, en realidad van buscando petróleo. ¿Cuál debería ser entonces la transformación desde el punto de vista de la industria?

  1. C.: Creo que el mercado y los signos en las políticas públicas que se anuncian van constituyendo señales muy poderosas en las decisiones de inversión. Muy probablemente habrá, por su propia naturaleza, desarrollo de campos específicos en uno u otro hidrocarburo; concretamente, hay desarrollos importantes en Texas y ahora en el norte de México, y también los habrá en Argentina, que por su naturaleza, estarán orientados al shale gas.

En otros casos, el gas seguirá siendo un producto sucedáneo a la producción petrolera, pero creo que el mercado y las decisiones de política pública son las que van a determinar las resoluciones de las empresas. Por eso es importante que haya certidumbre desde ya. El peor enemigo de los inversionistas no son los escenarios de transición que estamos viendo a futuro, sino la incertidumbre en las reglas de juego. De ahí que lo mejor sea conocerlas desde ahora y no estar especulando sobre lo que pueden ser.

ACP Hidrocarburos: Sin embargo, la incertidumbre es inherente tanto al mercado petrolero como a las políticas públicas…

  1. C.: Pero es importante que se vayan tomando decisiones de largo plazo y decisiones importantes. Por ejemplo, el precio del carbono, ponerle uno implica una determinación macroeconómica global a largo plazo.
Sí hay incertidumbre política asociada al sector de los hidrocarburos, no cabe duda, y también hay incertidumbre económica. La lección que nos ha dejado el precio del petróleo en años recientes es que en el sector, ahora más que nunca, la regla es la incertidumbre, y esta tiene que incorporarse en los modelos de inversión con variaciones y rangos muy amplios de los precios a futuro.
#CongresoACP

Sin subsidios

Para el expresidente Calderón, no es necesario escoger entre el desarrollo de energías renovables y de proyectos de hidrocarburos, pues hay espacio para todos. Además, señaló que los inversionistas para ambas industrias deben hacer sus análisis de negocios sin considerar apoyos del Estado. ™El Gobierno es importante en términos de reglas, incentivos, respeto a la propiedad, a los derechos del inversionsita, etcétera, pero no en términos de cuánto dinero le pone al sector.  Lo mejor sería que ninguna tuviera incentivos, que no hubiera subsidios ni para hidrocarburos ni para renovables, señaló el expresidente mexicano.

En el caso de Colombia prevé una enorme presión para que dirija sus políticas al desarrollo sustentable.

Yo creo que el gas natural va a ser dominante en las próximas décadas, por su eficiencia energética y ambiental.
Es un combustible mucho más limpio que otros y, por lo mismo, creo que va a ser el eslabón entre una economía de cero emisiones netas y la economía que tenemos ahora.

En una política responsable contra el cambio climático tendrían que reducirse las emisiones de dióxido de carbono en 50 por ciento  para 2040 y, específicamente, la demanda de hidrocarburos en 34 por ciento para el mismo año. Para suplir la producción de los yacimientos de hidrocarburos que se agotan y atender la demanda, las inversiones anuales en la industria de petróleo tendrían que sostenerse y hasta crecer.

Sobre la política energética de Estados Unidos

Para Calderón, los cambios implementados en la presidencia de Trump en materia energética serán transitorios, dado que la administración del político republicano tardará tres años más mientras que los cálculos de tendencia de consumo son proyectados a las próximas décadas. El exmandatario indicó: ™La inversión en el sector de hidrocarburos o de energía en general es de largo plazo, no va a madurar en los tres años que le faltan de presidencia, ni en siete, porque son proyectos de 15 a 20 años. Por esto, las grandes empresas están siguiendo su compromiso de reducción de emisiones, independientemente de Trump, y están diversificándose a energías renovables. Este es un fenómeno que uno pensaría que depende de los presidentes, como antes, pero depende más del mercado y de las preferencias de los consumidores que de las tendencias ideológicas de los presidentes, eso es lo que yo veo en Estados Unidos

 


CONTÁCTENOS

Carrera 7 No. 73 – 47 Piso 12
Bogotá, D.C. - Colombia

PBX: (571) 2125758
Fax: 3178626

Email: comunicaciones@acp.com.co

 

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN

SÍGUENOS EN: