fbpx

Edición No. 22

Revista ACP

Una nueva oportunidad para las tortugas marinas

User Rating: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

El programa de conservación de tortugas marinas en el Caribe colombiano liderado por Petrobras junto con la Universidad Jorge Tadeo Lozano, la Fundación Museo del Mar y Corpamag está dando resultados muy positivos. La recuperación de esta especie va por buen camino.

Las tortugas marinas se encuentran en la lista roja de especies amenazadas a nivel mundial, y en el Caribe colombiano anidan cuatro de las siete especies que existen en el mundo. Su amenaza no solo se debe al deterioro de su hábitat natural, sino también a que frecuentemente son objeto de pesca artesanal.

Petrobras en Colombia tiene una participación operacional importante en el segmento offshore, y mantiene a nivel global un fuerte compromiso con el medio ambiente. “Una de las iniciativas de Petrobras como corporación es la protección de la biodiversidad en los entornos en los que operamos. Esta inversión la hacemos en Colombia de manera voluntaria, por gusto y con apego a nuestros valores”, explica Rodrigo Valle Real.

Hace 12 años inició una alianza entre Petrobras, la Universidad Jorge Tadeo Lozano, la Fundación Museo del Mar y Corpamag (Corporación Autónoma Regional del Magdalena), para aunar esfuerzos en la conservación y estabilización de las tortugas marinas en el Caribe colombiano. Esta iniciativa es espejo del proyecto de conservación llamado TAMAR, adelantado por la compañía en Brasil desde hace más de 35 años.

Conservar las tortugas marinas no es una tarea fácil. Por eso, inicialmente y gracias al conocimiento de los expertos de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y la Fundación Museo del Mar, se determinaron estrategias de conservación incluyendo, por ejemplo, el conocimiento sobre cómo recolectar e incubar los huevos, el cuidado de los neonatos y la adecuada alimentación de las tortugas hasta que alcanzan una edad segura para su regreso al mar.

“Todo esto encaminado a aumentar la probabilidad de que alcancen la edad adulta y a mejorar su tasa de reproducción, lo cual lleva a estabilizar la población de la especie”, dice Claudia Patricia Alarcón, líder de Responsabilidad Social de Petrobras.

El proceso fundamental está en la comunidad. Por eso, el programa contempla una estrategia de educación que abarca asociaciones de pescadores, escuelas y colegios del departamento, así como también a los turistas que visitan la zona junto con las escuelas de buceo y su actividad local. Uno de los espacios de difusión y sensibilización más importantes son las instalaciones del Acuario Mundo Marino en el Rodadero, en Santa Marta, donde los visitantes conocen a las tortugas y aprenden sobre su importancia para el ecosistema.

El programa, que tarda 12 meses en cada ciclo, tiene tres momentos. El primero es la identificación de las playas de anidación y su monitoreo día y noche para detectar las nidadas y recolectar los huevos (o para hacer un cerramiento a su alrededor). El segundo es el cuidado de los huevos durante la incubación, que hoy alcanza un nivel de éxito de 80% en la eclosión. Y el tercer momento –el más largo, pues tarda unos ocho meses– es el levante de los recién nacidos, incluyendo su alimentación con diferentes dietas a medida que van creciendo, y el control de su entorno para imitar las condiciones que encontrarán en el mar.

Cada ciclo culmina con una jornada de introducción de las tortugas a su medio natural, que se ha convertido en un evento de tradición en la zona. En 2018 más de 500 tortugas regresaron al mar con mayor probabilidad de alcanzar su edad adulta y reproductiva. El 28 y 29 de abril, en las playas del departamento de Magdalena, participaron más de mil personas entre pescadores locales, niños con sus familias, turistas, voluntarios, científicos y periodistas que cubrieron la noticia.

El programa contempla una estrategia de educación que abarca asociaciones de pescadores, escuelas y colegios del departamento, así como también los turistas que visitan la zona.

El evento de introducción se considera uno de los momentos más importantes del programa, pues es una oportunidad valiosa para generar conciencia en la comunidad sobre la importancia de reducir la pesca indiscriminada y el consumo de estas especies. “No es un esfuerzo individual de los científicos. Los pescadores participan en la recolección de los huevos, los niños de la zona ayudan con el cuidado de las tortugas y finalmente la comunidad se reúne para introducirlas a su hábitat”, explica Rodrigo.

A lo largo del proyecto se han introducido al medio natural más de 3.000 juveniles del proceso de levante y 13.000 neonatos recién eclosionados, lo cual contribuye con la repoblación de la especie. De hecho, los resultados han sido sorprendentes: no solo ha aumentado significativamente el número de tortugas que llegan a las playas de Magdalena a desovar, sino que además recientemente se reportaron anidamientos en el suroeste de Santa Marta, algo que no sucedía desde hace 30 años; y después de mucho tiempo se volvieron a ver ejemplares de tortugas Laúd y Carey.

Otro resultado relevante es que el mensaje también está quedando en la comunidad, y la prueba es que ha crecido la cantidad de reportes de pobladores sobre avistamiento de tortugas, bien sea relacionados con las que anidan o también con las que terminan capturadas por accidente en las redes de pesca.

“Hemos aprendido cómo se llaman, qué clase de tortugas son, qué diferencia tienen entre ellas. Ya vi cómo las están conservando y ayudándoles a llegar a un tamaño en que se pueden defender”, dice Julio, un pescador de la zona. “Me da emoción cuando las tengo en la canasta; a veces lloro de ver tantas que antes sacrifiqué para venderlas, y hoy me siento feliz con el trabajo que estamos haciendo”.

En 12 años ya se han devuelto más de 16.000 tortugas a su medio natural, todas ellas con una alta posibilidad de alcanzar su edad reproductiva, lo cual contribuye con la repoblación en el Caribe.

Adicionalmente, el proyecto tiene un componente de generación y difusión de conocimiento científico sobre las tortugas: se han adelantado siete tesis de grado relacionadas con el programa, cinco seminarios de investigación, 15 eventos internacionales y 14 eventos nacionales, todo esto sumado a investigaciones en áreas como foto ID, morfometría geométrica, biología molecular, etología y telemetría satelital.

Otro logro muy relevante en el marco investigativo es la introducción de ocho ejemplares entre juveniles y adultos con transmisores satelitales que permiten rastrear sus movimientos en todo el Caribe e identificar así sus rutas migratorias y sus áreas de apareamiento, anidación y alimentación. “Una de ellas, incluso, fue seguida hasta más allá de Cuba”, dice Rodrigo.

“Año tras año nuestro conocimiento y nuestra técnica para recolectar, criar, alimentar, liberar y rastrear las tortugas evoluciona. Hay un esfuerzo grande por el interés de Petrobras en la conservación de los ecosistemas”, concluye el representante de Petrobras.

 


CONTÁCTENOS

Carrera 7 No. 73 – 47 Piso 12
Bogotá, D.C. - Colombia

PBX: (571) 2125758
Fax: 3178626

Email: comunicaciones@acp.com.co

 

SÍGUENOS EN:

  

Suscríbase a nuestros boletines y manténgase informado de las noticias más relevantes de la industria del petróleo y gas.